Elizondo

Novena fecha de Eliminatorias Brasil 2014: cambió rojas por amarillas

En una jornada relativamente tranquila con más que aceptables actuaciones arbitrales, se observó una tendencia de la mayoría de los jugadores a cuidarse de alguna tarjeta que los dejara en el camino de la pronta décima fecha a disputarse el martes.

Y así fue, excepto para el seleccionado uruguayo que presentó en su alineación titular a seis jugadores que se encontraban condicionados de antemano por las tarjetas amarillas.

En ese contexto, por el lado del arbitraje también noté algún colegiado pudo hallarse condicionado a la hora de tomar las decisiones correspondientes. ¿Las faltas cometidas contra Leonel Messi y a Sergio Romero no debieron ser fuertemente penalizadas?

Repasemos…

ARGENTINA-URUGUAY: Rojas por amarillas

En algunos momentos del partido dio la sensación que el encuentro pudo escapársele de las manos al árbitro Lenadro Pedro Vauden, porque la calidad de sus decisiones en el aspecto disciplinario no fue de las mejores.

Innecesariamente a los 49 y a los 88 minutos el árbitro brasilero "cambió tarjetas rojas por amarillas". En ambos casos, Vauden debió expulsar a los jugadores uruguayos: Diego Lugano y Maximiliano Pereira.

*La primera fue cuando decidió dejar en el campo de juego a Diego Lugano tras una fuerte entrada en plancha con el uso excesivo de la fuerza sobre el arquero Sergio Romero… Increíble ¡Roja de libro!

*Y la segunda, con un partido totalmente definido, el doble codazo en el estómago de Pereira sobre Leonel Messi.

Además, como si fuera poco, en la primera parte el referee había dejado sin amonestación a dos jugadores de ambos selecciones.

Un dato importante para tener en cuenta: de las quince faltas realizadas por los jugadores uruguayos, siete se las realizaron a Sergio Agüero (una constante en el equipo charrúa). La táctica fue frenar sistemáticamente al equipo argentino en zona de gestación y/o en la zona de ataque, sobre todo por las bandas. Es decir, mantenerlos lo más lejos de su propio arco.

Pero usted me dirá: 'la falta que derivó en el gol de tiro libre de Messi, ¿En dónde fue?'. Al jugador argentino lo derribaron cerca del área penal y de frente al arco. Con el gol de Argentina, la genialidad burló la táctica que el árbitro brasilero nunca pudo leer.

COLOMBIA-PARAGUAY: Gran tarde argentina.

Buen rendimiento arbitral obtuvo equipo arbitral argentino, encabezado por Sergio Pezzotta, en tierras cafeteras.

Desde el inicio, al árbitro rosarino se lo observó bien predispuesto a controlar las acciones del match, de la mejor manera posible,  con lo que logró la base de sustentación de las posteriores decisiones. ¡Esa es la actitud! El referee estuvo siempre presente, conduciendo el encuentro sin ningún tipo de inconvenientes.

Además, estuvo muy bien custodiado por sus árbitros asistentes Gustavo Esquivel y Ricardo Casas. Sobre todo este último tuvo una gran tarde anulándole acertadamente un gol a Teo Gutiérrez, a los 85m. Y cuatro minutos después habilitando correctamente a Radamel Falcao, para sellar la victoria colombiana.

Esperemos que esta performance arbitral se vuelva a repetir el martes cuando (por la décima fecha) se enfrenten Venezuela y Ecuador, a manos de la cuarteta arbitral encabezada por el argentino, Néstor Pitana.

ECUADOR-CHILE: Bajo control

Cabe aclarar, que los árbitros brasileros son los que mayor cantidad de designaciones tienen en la presente eliminatoria, debido a que son un país neutro, por encontrarse clasificado por ser el anfitrión del próximo mundial.

¿Por qué esta aclaración? Porque aquí también dirigió un árbitro brasilero, Heber Roberto Lópes, quien no tuvo mayores dificultades, debido que tomó las decisiones más trascendentales del encuentro, con éxito. Todas en la segunda etapa:

*Sancionó penal para la selección ecuatoriana: Pablo Contreras derribó a Alex Ibarra  cuando este ingresaba al área penal, y el trasandino se lo llevó por delante. Dicha acción derivó en la primera amarilla para el jugador chileno, quien luego fue correctamente expulsado por doble amonestación en una jugada temeraria.

*Ya promediando el final la segunda etapa, el referee expulsó a Arturo Vidal por aplicarle un codazo en el rostro a un rival, cuando ambos fueron por la disputa del balón.

BOLIVIA-PERÚ: ¡Ojalá se pueda mantener!

El árbitro ecuatoriano Carlos Vera, que tuvo la responsabilidad de dirigir este encuentro en la ciudad de La Paz, me gratificó sobre manera al verlo más maduro emocionalmente a la hora de tomar decisiones correspondientes a las acciones del encuentro. ¡Ojalá lo pueda mantener!

Tuvo que trabajar bastante ya que desde el comienzo mantuvo el encuentro con riendas cortas, debido a que los jugadores de ambos seleccionados tuvieron una tendencia al rose constante. A los 24 minutos de juego ya tenía cuatro jugadores amonestados correctamente.

De esta manera se impuso sobre sus dirigidos y obtuvo la credibilidad necesaria para conducir el encuentro.

Cargando...