Mundial de Rugby

Tienen el rugby grabado en la piel

En Nueva Zelanda hay una larga tradición de tatuajes que se extiende mucho más allá de la llegada de los europeos a estas islas del Océano Pacífico.

La misma palabra "tattoo" entró al inglés mediante los diarios de Joseph Banks, botanista que viajó con James Cook en el viaje donde el navegante inglés arribó a Australia y Nueva Zelanda por primera vez. El origen de la palabra es el samoano "tatau".

Los Maoríes de Nueva Zelanda practican una forma de tatuaje llamada "Ta Moko" que es algo diferente ya que se utiliza un "uhi", un cincel ceremonial tallado de huesos de albatros. Los diseños, muy detallados, son una marca de respeto para el que los recibe y se usan también durante la guerra. El moko, en muchos casos hechos sobre la cara es usado, junto con la danza guerrera del haka, para asustar e intimidar al enemigo.

Estos días es muy común ver gente con tatuajes, y más aún para muchos atletas profesionales. Casi todos los All Blacks tienen tatuajes y la mayoría son de diseños maoríes o samoanos.

[VER GALERÍA DE FOTOS - LOS TATUADOS DEL MUNDIAL DE RUGBY]

Gracias a esta tradición, y a la popularidad del arte en el presente, gran parte de la población de este país usa tatuaje no sólo como expresión artística un artículo de moda, sino también para conmemorar eventos importantes, como el nacimiento de un hijo o un casamiento.

O, tal vez, ser campeón de la Copa Mundial de rugby.

Eso es lo que espera Kris Allen, 27, de Dunedin. Pero no sólo porque es fanático de los All Blacks. Allen ya se ha hecho un tatuaje celebrando a la selección neozelandesa de rugby como campeones del mundo. Y no sólo en 2011.

El tatuaje de Allen lee:

NZ AB's (por "All Blacks")
B2B ("back to back", es decir "dos veces seguidas/bicampeones")
RWC ("Rugby World Cup", Copa Mundial de rugby)
Winner ("ganador")
2007-2011

Allen se hizo el tatuaje justo antes de que empezó el Mundial de 2007 y lo dejó pasmado la eliminación ante Francia en cuartos de final.

"Quedé devastado", dijo Allen. "Para ser honesto, realmente no me importa nada el tatuaje. Fue la pérdida que me dolió más. Me mataron."

El tatuaje está en la parte superior de su muslo derecho y lo puede tapar fácilmente con pantalones cortos. Pero para este fanático de los All Blacks, es algo que no quiere tapar. Ahora espera que los All Blacks puedan por lo menos darle media alegría ganando este fin de semana la final contra la misma Francia.

Allen, que tiene entradas para la final, no está pensando en quitarse las fechas de su tatuaje. "Yo no voy a cambiar hasta que los All Blacks ganen en Mundial dos veces seguidas, así que podría estar esperando un largo tiempo."

Ojalá para Allen que los All Blacks lo ayuden un poco y le den la primera fecha el domingo.

Cargando...