1. All Boys
  2. Argentinos Juniors
  3. Arsenal de Sarandí
  4. Atlético de Rafaela
  5. Belgrano
  6. Boca Juniors
  7. Colón
  8. Estudiantes
  9. Gimnasia (La Plata)
  10. Godoy Cruz
  11. Lanús
  12. Newell's
  13. Olimpo
  14. Quilmes
  15. Racing Club
  16. River Plate
  17. Rosario Central
  18. San Lorenzo
  19. Tigre
  20. Vélez

Si lo que dicen públicamente es verdad, van a tener que hacer cuatro turnos por día

Frente a Deportivo Merlo, Trezeguet recibió sólo dos pelotas de sus compañeros del "tridente": Cavenaghi se la entregó sólo cuando sacó del medio y el Chori, en un pase intrascendente al promediar el segundo, en tres cuartos de cancha. Frente al "Lobo" en el Bosque, Cavenaghi nuevamente le entregó sólo una: al mover del medio para el inicio de la segunda etapa y el Chori, a los 34 del segundo tiempo con tiro libre a modo de centro que fue derecho a la cabeza de Trezeguet.

Ante la repercusión periodística y el análisis de los partidos se podría llegar a la conclusión de que el tema es real: que dos jugadorazos de la categoría del Chori y el Torito no se hayan cruzado con Trezeguet -que sí es abastecido por Carlos Sánchez, Ocampos (gol a Merlo), Ponzio y algún centro impreciso de los marcadores de punta- es difícil de explicar. Entonces, como corresponde, hay que ir a los protagonistas: Cavenaghi afirmó que "inventan cosas que nunca pasaron"; Almeyda que "buscan destruirnos" y el Chori "que Trezeguet le aporta mucho al grupo".

La historia dice que los jugadores representados por Néstor Sívori (el Chori y Cavenaghi), que resignaron plata y el día que River descendió, aquel 26 de junio del año pasado, se pusieron a disposición del Club para sumarse a sus filas, se molestaron con la llegada, los números y el extenso contrato que firmó Trezeguet (3 millones de dólares por 3 años, ya que además tiene 34 "pirulos"). 

Pero sin buscar inconvenientes y creyéndole a los protagonistas (el lector puede sacar sus propias conclusiones) se puede llegar al posterior análisis: si en dos partidos, Trezeguet no recibió juego de dos cracks, Almeyda deberá trabajar mucho o modificar nuevamente el esquema. No es lógico que no se entiendan en absoluto. Hasta ahora solamente la tocaron los 3 en el segundo gol a Merlo: excelente Trezeguet desde el aire y de primera para el Chori, que la puso en cortada, recta para Cavenaghi, jugada que hacen de memoria, para que el "9" defina de primera por arriba del arquero.

¿Cómo hará Almeyda para que Domínguez no reciba de espaldas al lado de Ponzio, que se adelante bastante y aproveche las bandas para que Ocampos y Sánchez se cierren por sorpresa y aprovechen los metros que dejarán libres sus rivales. Lo mismo para intentar calmar al Chori, porque lo están buscando en forma desmedida y los árbitros hacen poco y nada para protegerlo, ya que el que intenta jugar es él. 

Pero si Almeyda está seguro que en el grupo reina la paz y no mandan los jugadores, como vienen afirmando Alfaro, Trullet o Caruso entre otros, deberá de una vez por todas encontrar un funcionamiento parejo, nada del otro mundo porque ya pasó bastante para que tres jugadores que están para la Libertadores y no para la B Nacional se junten en la cancha y destruyan a su rival. Lo cierto es que los buenos jugadores se tienen que entender, o por lo menos pasar la pelota. 

En el caso de que algo suceda realmente, el tema no debería trascender, el grupo lo debería tapar y las declaraciones tienen que ser las que están haciendo. Ahí, Almeyda, en su primer año como técnico tendrá su segundo gran desafío: lavar los trapitos sucios y volver a Primera con River. Es que si los problemas internos llegaran a ser reales, el problema puede dañar al principal objetivo: devolver a River al lugar que le corresponde.Gonzalo Mozes  


Cargando...