Rally Dakar 2014: la aventura vuelve a los orígenes

El Dakar ya comenzó. Si bien el fin de semana próximo se pondrá en movimiento la caravana hacia una nueva aventura, la sexta en territorio americano, el ambiente "dakariano" ya se respira en Rosario. El sábado próximo, con la ceremonia de largada a metros del Monumento a la Bandera, y el domingo, a partir de las 4.30, con la partida de la primera moto rumbo a San Luis, comenzará la competencia que, según los organizadores, "será la más parecida a las que se realizaban en África". "Volvemos a las fuentes. Por exigencia, por etapas más largas y más complejas. Queremos que este Dakar sea el más difícil de todos los hechos en América", comentó a LA NACION Etienne Lavigne, director general de la prueba.

Tras la partida en Lima, Perú, en 2013, este año, al margen de las características técnicas, el Dakar será más "argentino", como indican los pilotos en la previa. El país recupera la largada (las anteriores fueron en Buenos Aires –entre 2009 y 2011– y en Mar del Plata –2012–), y la jornada de descanso, en Salta.

Obviamente, el mayor desafío desde la logística y lo que pondrá a prueba a la organización será la división del camino cuando comience la segunda etapa de la competencia. Tras el descanso en Salta, las motos y los cuatriciclos pasarán a Bolivia, país que por primera vez recibirá al Dakar y donde muchos catalogan este hecho como "el más importante en la historia del deporte" de ese país. Los autos y los camiones, en tanto, efectuarán una etapa más en territorio argentino y las cuatro categorías se reencontrarán en el vivac de Calama, el 13 de enero, para continuar hasta el final, en Valparaíso.

No sólo será más extenso que los anteriores. El Dakar 2014 contará con dos etapas maratón que complican en demasía a los pilotos de motos y cuatriciclos. Una de ellas será entre San Rafael y Chilecito (en el medio San Juan), y la otra, entre Salta y la ciudad chilena de Calama (en el medio el salar de Uyuni, en Bolivia). En esos recorridos los participantes no pueden ser asistidos por sus equipos y cada piloto debe arreglar (con la ayuda de sus "mochileros" –los pilotos que corren para ellos– entre las figuras) sus vehículos en caso de algún desperfecto.

En la categoría motos, la mirada estará puesta en el rendimiento del tetracampeón Cyril Despres, que este año sorprendió con el pase de KTM a Yamaha, que tendrá como compañeros a Olivier Pain y Michael Metge. Del otro lado, el reaparecido Marc Coma, que en 2013 no compitió por una lesión. El duelo que mantuvieron en los últimos años se potenciará con la rivalidad de las marcas. El español tendrá en sus filas al portugués Rubén Farías y al ídolo chileno Francisco "Chaleco" López, además de David Casteau.

El equipo Honda llega con una estructura muy fuerte, con Helder Rodrigues, Paulo Goncalves y Joan Barreda. Dentro de ese equipo se encuentra el mejor argentino en la categoría, Javier Pizzolito, que este año llega sin lesiones al Dakar.

En cuatriciclos, el desafío estará en destronar a Marcos Patronelli, el único de los hermanos que correrá el Dakar, ante la ausencia de Alejandro. Ambos son invencibles desde 2010.

En autos, esta vez parece que la rivalidad y la supuesta paridad entre los grandes candidatos prevén, en la previa al menos, el Dakar más interesante de los últimos años. El equipo X-Raid, con los Mini vencedores, desplegará su potencial con Stéphane Peterhansel como mayor referente, aunque también allí figuran Nani Roma, Kryzysztof Holowczyc, el recientemente ingresado Nasser Al Attiyah y el argentino Orlando Terranova.

Justamente la representación nacional tiene sus grandes referentes en los pilotos mendocinos. A la confianza que manifiesta Orly ("Estoy muy bien preparado y con un equipo muy fuerte") se agrega el optimismo de Lucio Álvarez, que este año conducirá uno de los flamantes Ranger, del team Ford Racing, que se alistó en Sudáfrica. Ambos tienen sus respectivos quintos puestos como mejor actuación y buscarán escalar posiciones finales.

Los ídolos locales Juan Manuel Silva, Emiliano Spataro y los Di Palma serán animadores, y la rionegrina Alicia Reina, la primera argentina en conducir en un Dakar.

El espectáculo siempre está garantizado si compite el norteamericano Robby Gordon. Esta vez, sin el clásico Hummer, acelerará un prototipo Gordini, manteniendo sus clásico color naranja. El español Carlos Sainz, en tanto, apuesta a un buggy. Cuando muchos ya indicaban que no iba a participar, sorprendió con un SMG con el que intentará repetir el éxito logrado en 2010 con el ya desaparecido equipo oficial Volkswagen.

El clásico entre los camiones Kamaz rusos (Edouard Nicolaev) y los Iveco (Gerard de Rooy) animará la contienda de gigantes del desierto.

El Dakar 2014 ya está en marcha. Mañana, desde el puerto, en Campana, los equipos podrán retirar los vehículos y a partir de allí alistarse con miras a la largada del fin de semana en Rosario. Sin embargo, para todos ellos, los que comenzaron a prepara la logística desde que terminó la carrera anterior, el Dakar ya empezó...

Peugeot se prepara y Loeb vendría al país

Por las redes sociales circuló en las últimas semanas la imagen del prototipo con el que Peugeot regresaría al Dakar en 2015. Por supuesto, ni la noticia ni las imágenes fueron confirmadas por la empresa francesa. El equipo galo estaría conformado por Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Sebastian Loeb, según las versiones. Justamente Loeb, que jamás compitió en un Dakar, viajaría en los próximos días a la Argentina para conocer de cerca los detalles de la particular competencia y además aprovecharía para visitar el circuito de Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, donde correrá con el WTCC con la estructura Citroën, en donde comparte la conducción con el argentino José María "Pechito" López. Peugeot dominó el Dakar entre 1987 y 1990 con Ari Vatanen y Juha Kankkunen.